¿Te consideras adicto al chocolate?

El antojo por el chocolate es uno de los más comunes, pero ¿podemos llamar a esas ganas que nos dan de comernos una gran barra una verdadera adicción?

La Universidad de Yale realizó un estudio en donde se le pidió a un grupo de voluntarios que respondieran a un cuestionario para evaluar el comportamiento adictivo. Después, se monitorearon las reacciones cerebrales de cada individuo mientras veían y olían una malteada de chocolate. Los participantes que resultaron con mayor índice de adicción presentaron una oleada de actividad en la parte del cerebro que regula los antojos y las recompensas. Al beber la malteada, su actividad se redujo notoriamente en las áreas que se encargan de controlar los impulsos. Este patrón de poca capacidad de control es muy común en personas adictas a las drogas.

Por otro lado, el anhelo por comer chocolate suele estar relacionado con nuestro estado emocional o indicadores externos como la publicidad y la televisión. En general, los antojos suelen venir en momentos de ansiedad, estrés o simple aburrimiento, los cuales tratamos de solucionar con algún platillo, bebida o con nuestro dulce favorito.

En muchas mujeres, el antojo ocurre de manera mensual, ya que el comer chocolate les produce un sentimiento de bienestar. De hecho, al dejar de comerlo, algunas personas sufren del síndrome de abstinencia, parecido al que sufren los que dejan la nicotina o la morfina.

Un factor más, y quizá el más importante es que cuando ingerimos alimentos altos en grasas, y azúcares, incluido el chocolate, nuestro cuerpo secreta serotonina, sustancia que se genera en las neuronas y que nos hace sentir felices, así lo afirmó el doctor John Hoebel de la Universidad de Princeton.

Esta entrada fue publicada en Noticias, Regionales. Guarda el enlace permanente.