“Soy sorda, pero probablemente hablo más idiomas que tú”

Estos niños y niñas sordos tuvieron audífonos o implantes desde que nacieron y el resultado ha sido alentador.

Los audífonos se fijan gracias a un imán implantado en la cabeza que les permite hablar, no uno sino varios idiomas.

Sin embargo, estos menores británicos dicen que la comunicación no es siempre fluida y dan algunos consejos de cómo facilitarla, entre ellos no taparse la boca y mirarlos siempre a la cara.

 

 

Esta entrada fue publicada en Noticias, Regionales. Guarda el enlace permanente.