MUJER MARAVILLA: PRINCESA GUERRERA

WONDER WOMAN 04

Por Héctor Becerra Delgado

En la isla oculta Temiscira viven las Amazonas, gobernadas por Hipólita (Connie Nielsen). Diana (Gal Gadot), la princesa, sueña desde niña con ser guerrera, pero la reina se opone. A escondidas, entrena con su tía Antiope (Robin Wright) y demuestra habilidad para el combate. Cuando su madre las descubre, no le queda más que aceptar la voluntad de su hija. Cierto día, Diana rescata a Steve Trevor (Chris Pine), el piloto de un avión que cayó al mar. Al interrogarlo con el Lazo de la Verdad, acepta ser un espía que ha robado la fórmula de un gas con que los alemanes planean dominar al mundo. Diana piensa que Ares, Dios de la Guerra, está detrás del caos y viaja con Steve a Londres…

LA GRAN OSCURIDAD INTERIOR

El psicólogo, escritor e inventor William Moulton Marston publicó en 1941 la primera historieta de La Mujer Maravilla. Desde entonces ha sido pieza angular del catálogo de DC Comics y su impacto permanece hasta hoy. Al crearla, Marston combinó su pasión por las historietas y el feminismo (Hago un paréntesis: lean acerca de la vida de Marston y sus dos mujeres ¡Material para un filme!). A pesar de que La Mujer Maravilla es parte de La Liga de la Justicia y ha sido estrella de cómics, series de TV, dibujos animados y otros formatos, nunca había tenido su propia película. Desde 1996 ha existido el proyecto de llevarla a la pantalla grande, pero múltiples tropiezos lo habían impedido.

YO PUEDO SALVAR HOY. TÚ PUEDES SALVAR EL MUNDO

Finalmente se estrenó “Mujer Maravilla” (“Wonder Woman”, 2017), espectacular narración de los orígenes de la heroína más emblemática de DC Comics. A diferencia de la historieta, la trama se ubica en la Primera Guerra Mundial en vez de la Segunda. Así se justifica la salida de Diana de su isla para enfrentar a Ares, Dios de la Guerra, probablemente la fuerza detrás de esta conflagración. El libreto final, acreditado al historietista y escritor norteamericano Allan Heinberg -abiertamente gay, por cierto-, da en el clavo: Wonder Woman representa el empoderamiento femenino en su versión más simple. Diana Prince no es una guerrera en busca de venganza. Ella cree en el amor…

ONLY LOVE WILL TRULY SAVE THE WORLD

La mayor sorpresa de “Mujer Maravilla” es que otorga voz y valor al género femenino. Una amazona, semidiosa, de belleza singular y con poderes superiores, decide ayudar a la humanidad -desconocida para ella-, a encontrar el equilibrio ante el mal que siempre acecha. No necesita un hombre para ser fuerte: los papeles se invierten y es ella quien salva y motiva al espía Steve Trevor para ser mejor, a realmente convertirse en “un hombre encima del promedio”. La directora Patty Jenkins, realizadora de la aclamada “Monster: Asesina en Serie” (2003), sabe lo que está en juego y lo pone en marcha. La espectacular secuencia de las trincheras en Tierra de Nadie así lo demuestra.

¿QUÉ ES UNA SECRETARIA?

Diana Prince viene de una isla sin hombres, habitada por mujeres autosuficientes, disciplinadas y valientes. Las escenas en que conoce Londres y debe ser discreta son esclarecedoras: “No entres allí”, “Guarda tu espada”, “Mantente en silencio”, “Obedece”. Diana sigue la corriente hasta llegar al frente de batalla, dominado por las poderosas trincheras alemanas. La secuencia en que Diana se quita el abrigo y emerge de la trinchera con su escudo, espada y brazaletes resulta, simplemente, espectacular y contundente. Jenkins nos presenta a una mujer guiada por sus convicciones y no por sus traumas, a diferencia de otras heroínas. Gal Gadot es una grata sorpresa como Mujer Maravilla.

CONCLUSIÓN

Con todo y problemas de ritmo y clichés del género de súper héroes (El combate final contra el villano es poco original), “Mujer Maravilla” resulta ser una cinta divertida e importante por todo lo que representa en una industria fílmica dominada por hombres. Urgen más películas como esta.

Esta entrada fue publicada en Bllogs, Filmanía. Guarda el enlace permanente.