LA BELLA Y LA BESTIA: BELLEZA INTERIOR

BEAUTY AND THE BEAST 01

Por Héctor Becerra Delgado

Hace muchos años existió un príncipe apuesto y vanidoso (Dan Stevens). Las fiestas en su castillo eran frecuentes y, durante una de ellas, una anciana pordiosera pidió permiso para guarecerse de la lluvia a cambio de regalarle una rosa. El príncipe se burló de ella y ordenó su expulsión. La intrusa se reveló como una poderosa hechicera y transformó a su alteza en un monstruo y a sus criados en objetos. Además, hizo que el pueblo olvidara al príncipe y su castillo. Para romper la maldición, una mujer debía enamorarse de la bestia antes de que la rosa perdiese todos sus pétalos. Por azares del destino, la pueblerina Bella (Emma Watson) entra al tenebroso castillo y es capturada por la bestia…

NO SOY UNA BESTIA

En 1991 Disney Pictures estrenó la cinta animada “La Bella y La Bestia”, que resultó más que un éxito de taquilla: fue aclamada por la crítica y compitió por el Oscar en la categoría de Mejor Película, en una época en que no existía el premio para Mejor Filme Animado. Disney Pictures por primera vez incursionó en Broadway con una obra musical basada en la cinta, la cual se estrenó en 1994 con gran éxito de taquilla y continuó presentándose hasta 2007. Tras el éxito de las recientes versiones de clásicos animados de Disney estelarizados ahora por actores -“Alicia en el País de las Maravillas”, “Maléfica”, “La Cenicienta” y “El Libro de la Selva”-, “La Bella y La Bestia” regresa.

ESTE CASTILLO ESTÁ VIVO

Este 2017 se llevó a cabo el esperado estreno de “La Bella y La Bestia” (“Beauty and the Beast”), “Live action” con gran elenco y presupuesto de 160 millones de dólares. La trama se basa en tres fuentes principales: el cuento francés en versión de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont (1756), la cinta animada de Disney de 1991 y la adaptación para Broadway de 1994. Fue el director Bill Condon quien insistió en que la nueva versión fuese musical, a pesar de que Disney Pictures planteó la posibilidad de hacer el filme sin canciones. ¿Qué tal quedó el resultado? “La Bella y La Bestia” es una efectiva recreación del clásico animado, al cual aporta unos cuantos elementos de frescura…

KILL THE BEAST

La británica Emma Watson -Hermione en las cintas de Harry Potter- encarna a Belle en forma acertada. Watson logra transmitir las características que hacen de la protagonista un personaje adelantado a su época, con gran corazón y capacidad de tomar sus propias decisiones. El inglés Dan Stevens, de la serie “Downton Abbey”, resulta entrañable cuando es el monstruo, pero carece de fuerza cuando encarna al príncipe, ya sea antes o después de la maldición. El resto del elenco incluye a talentosos actores como Kevin Kline, Ewan McGregor, Emma Thompson, Stanley Tucci e Ian McKellen entre otros. Mención especial merecen Luke Evans (Gastón) y Josh Gad (LeFou).

ÉL NO ES UN MONSTRUO

El libreto de Evan Spiliotopoulos y el novelista Stephen Chbosky (“Las Ventajas de Ser Invisible”) agrega variaciones a un cuento muy conocido. De entrada, LeFou -el asistente del villano Gastón-, es gay, lo cual explica su fidelidad ciega al egocéntrico cazador y terco pretendiente de Belle. Por su parte, la Bestia y su prisionera comparten un enorme amor por los libros, lo cual justifica aún más la posibilidad de atracción entre ambos. La maldición de la hechicera tiene un giro: si nadie lo ama, el príncipe será un monstruo por siempre, pero su servidumbre perderá la capacidad de hablar y moverse. “La Bella y La Bestia” no busca la reinvención, sino la recreación fresca de un clásico.

 

 

Esta entrada fue publicada en Filmanía. Guarda el enlace permanente.