Música KIUU



Logran convertir la grasa mala en grasa saludable

Un equipo científico ha hallado un método para transformar la grasa mala en buena para prevenir la obesidad.

Logran convertir la grasa mala en grasa saludable

No toda la grasa que contiene nuestro organismo es mala para la salud. También la hay buena o saludable. La buena ayuda a quemar calorías, mientras que la mala induce al cuerpo a acumular calorías, lo que contribuye a ganar peso y a fomentar la obesidad. Pero en una investigación reciente llevada a cabo con ratones, un equipo científico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Saint Louis (Estados Unidos) ha encontrado un método para convertir la grasa blanca –mala– en grasa buena marrón. Los resultados del estudio, publicado en la revista Cell Reports, abren la puerta a la posibilidad de desarrollar tratamientos más eficaces contra la obesidad y la diabetes en seres humanos.

La grasa blanca se localiza en el vientre, caderas y muslos, donde almacena calorías y produce los odiosos michelines. En cambio, la grasa marrón, que se encuentra en torno al cuello y los hombros, quema calorías mediante un proceso que genera calor. Los investigadores estadounidenses descubrieron que si se bloquea la actividad de una proteína específica en la grasa blanca, esta empezaba a transformarse en grasa beige, un tipo de lípido entre el blanco y el marrón. El bloqueo de la proteína para crear grasa beige provocó que las células de grasa se calentaran y quemaran calorías.

Si la proteína PexRAP se bloquea de forma segura en las células blancas de grasa, es posible perder peso más fácilmente.

Según Irfan J. Lodhi, profesor de Medicina en la División de Endocrinología, Metabolismo e Investigación de Lípidos de la citada universidad y principal autor del estudio, su “objetivo es encontrar un método para tratar o prevenir la obesidad. Esta investigación sugiere que, si apuntamos a una proteína contenida en la grasa blanca, podemos convertir la grasa mala en otra capaz de combatir la obesidad”.

La presencia de grasa beige en humanos adultos se descubrió en 2015 y aunque se trata prácticamente de un estado intermedio entre la blanca y la marrón, Lodhi piensa que funciona más como grasa marrón y que puede proteger contra la obesidad. Por el momento su equipo ha llevado a cabo una serie de experimentos con ratones que consistía en crear una cepa genética de estos roedores que no fabricaban una proteína clave llamada PexRAP en las células blancas de grasa. Con eso lograron que los ratones tuvieran más grasa beige y que fueran más delgados que sus compañeros de camada, incluso aunque comieran la misma cantidad de alimentos que otros ratones. También quemaban más calorías.

Por: Luis Otero