BUENAS NOTICIAS PARA HACIENDA… ¿Y PARA LOS MEXICANOS CUÁNDO?

Queda claro que la aplicación de la reforma hacendaria ha resultado fructífera para el Gobierno de Peña Nieto. De hecho, los cambios a las leyes tributarias fueron tan exitosos, que en enero la recaudación registró su crecimiento más alto en 23 años. Según cifras de la Secretaría de Hacienda, el SAT recaudó 209 mil millones de pesos, monto 23% superior en términos reales al reporte de igual periodo del año previo, destacando que desde 1991, no había un incremento de dicha proporción. Son buenas nuevas, si dicho desempeño tributario es visto a la luz de las recomendaciones de organismos internacionales, que urgían a México a obtener una mayor proporción del PIB en impuestos.

 

Así el Gobierno federal obtuvo 13 mil 990 millones de pesos en enero por el IEPS, 79.5% más que en igual mes de 2013 y que representó el mayor incremento en tres años para ese tributo. Además, por el Impuesto sobre la Renta, donde se estrenan tasas más altas para empresas, ciudadanos y hasta se gravan las ganancias en la bolsa de valores, el fisco obtuvo 120 mil 905 millones de pesos. Por otra parte, debido también a que se aplica la tasa general de 16% en el IVA, los contribuyentes pagaron en el primer mes del año 69 mil 304 millones de pesos de ese impuesto, monto 12.4% superior al que se obtuvo en el primer mes del año pasado. Todas estas buenas noticias para las autoridades federales, no necesariamente lo son para la ciudadanía, por la reducción de sus ingresos y de su capacidad de compra gracias a la nuevas exigencias tributarias.

 

Además,hay que recordar el impacto negativo que la reforma hacendaria tuvo en materiadecreaciónde empleos, que se desplomó 50% en relación al año pasado. La mayoría de las nuevas plazas laborales se abrieron en la economía informal, y muchas de las que se ofrecieron en el sector formal, implican bajos salarios y condiciones laborales poco atractivas, a tal grado que, como lo mostró un estudio reciente de El Financiero, la mayoría de los trabajadores informales reciben mejores ingresos que quienes prestan sus servicios en empresas legalmente constituidas, lo que profundiza el problema.

 

Es sabido que uno de los grandes problemas del país es la falta de ahorro. Y tal como predicen los analistas, la reforma hacendaria aparejada al desempleo que trajo consigo, disminuirá los planes y posibilidades de ahorro de las personas en el corto plazo, como aseveró el director de ahorro de Zurich en México, Héctor Neyra. También Guillermo Zamarripa, director de la Fundación de Estudios Financiero, advirtió que los cambios aprobados en la reforma hacendaria eliminan incentivos al ahorro interno y pueden afectar su desempeño en los próximos años y convertir a México cada vez más dependiente del ahorro externo, con las consecuencias negativas que trae consigo.

 

Pero quizá el tema que más preocupa, sea el de la falta de mecanismos que garanticen que una mayor recaudación venga acompañada de un mejor uso de los recursos del erario. Y es que, pese a los avances en materia de transparencia, todavía hay mucho que hacer para llegar a la situación ideal. Porque la pérdida de la capacidad adquisitiva de los mexicanos podría justificarse sólo bajo una condición: que la totalidad de los servicios públicos que recibe de parte de los gobiernos de los tres niveles de gobierno, fuera de tal calidad, que los ciudadanos ya no tuvieran necesidad de erogar gastos extras en seguridad, salud, educación, agua potable, recolección de basura, transporte, etcétera; situación que, dadas las condiciones actuales luce imposible. caso contrario a la posibilidad de que los recursos extraordinarios, terminen en alguno de los expedientes de malos manejos que la Auditoría Superior de la Federación o las entidades estatales de fiscalización señalan, cuya mayoría queda en la impunidad.

 

Definitivamente amigo radioescucha, si el erario no se malversara, no haría falta aumentar impuestos. Por ello, hoy como nunca, los ciudadanos deben mantenerse atentos al destino de losrecursosqueHacienda se ufana haber recaudado, para que se apliquen en lo que se debe, en vez de terminar en incrementos a sueldos de los funcionarios públicos, despilfarros en compras de las dependencias o peor aún, en actos de flagrante corrupción, de tal manera que las que hoy son buenas noticias para Hacienda, se conviertan también, en excelentes novedades para todos los mexicanos.

La simulación de las precampañas y las campañas

El reto de sacar adelante la reforma educativa

Distorsiones de una realidad sólo perceptible en la visión oficial

La teoría y la práctica de la austeridad y la equidad

La voluntad política de rendir cuentas por sí mismos

La partidocracia reprobada frente a la incipiente democracia

El apoyo internacional, por sí solo, no frenará los actos delictivos en México

La falta de conciencia, espíritu de servicio y congruencia

El camino más corto para recuperar la confianza

El Poder Judicial inmerso en la crisis de credibilidad institucional

Las perspectivas del año que comienza

Mensaje de Año Nuevo del Director General del Grupo Radio Estéreo Mayrán

La abismal diferencia de la percepción oficial y la realidad social de la economía

Clase gobernante: o cambian… o el pueblo los va a cambiar

La ruta del cambio del México nuevo

Esta entrada fue publicada en Opinión de la Dirección. Guarda el enlace permanente.